Minientrada

La excesiva proporción de trabajadores con contratos temporales es otra de las asignaturas pendientes de España, a la cabeza de la UE en este sentido. La última EPA muestra un dato positivo en este indicador de inestabilidad en el empleo: la tasa de temporalidad se reduce por primera vez en los últimos años, cae hasta el 26,1%, que aún sigue siendo un dato muy elevado.

Cabe destacar una cuestión, en la que el Gobierno tiene poder de intervención directa: la temporalidad no se contrae más, entre otros motivos, porque está aumentando en el sector público. En el sector privado, la tasa de temporalidad cayó al 25,7% al cierre de 2019, frente al 27% de un año antes, mientras que en el sector público el porcentaje creció hasta el 27,8% (desde el 26,3% de finales de 2018).

Otro signo de precariedad en el empleo que deberá afrontar el nuevo equipo de Trabajo es la alta tasa de parcialidad involuntaria: más de la mitad de los 2,9 millones de trabajadores con contratos a tiempo parcial (un 51%) afirman que tienen este tipo de jornada porque no encuentran un empleo a tiempo completo.

La OIT pide en su último informe anual atender no solo a los datos de desempleo, sino también a los de “subempleo”. Estos  “subempleados” reúnen a población en paro, empleada menos horas de trabajo de las que demanda y personas inactivas por estar desanimadas respecto a sus posibilidad de encontrar un trabajo.

Los retos del Nuevo Gobierno: La temporalidad cae, pero se mantiene alta

Minientrada

Pues, en primer lugar, enhorabuena porque ser autónomo no suele ser sencillo en ningún sector. Sin embargo, al tiempo que habrás visto cómo han ido creciendo tus ingresos, seguramente también habrás detectado que cada vez pagas más a Hacienda. ¿Por qué se produce ese aumento en el pago de impuestos? El carácter progresivo del IRPF, clave.

Al ejercer como profesional por cuenta propia, te toca abonar el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) por tu actividad, que es un tributo de naturaleza progresiva.

En otras palabras, cuanto más ganas trabajando como autónomo, más te exige Hacienda, tal y como ocurre en la figura del empleado por cuenta ajena.

Así, al incrementarse el porcentaje aplicable según sube tu facturación, lo hace de forma proporcional el pago contante y sonante a la Agencia Tributaria. ¿Qué puedes hacer ante esa situación? Pues crear una empresa.

El tipo del impuesto de sociedades, ¿del 25 al 23%?

En ese sentido, es preciso destacar que, al revés que el IRPF, el impuesto sobre sociedades mantiene un tipo fijo.

En la actualidad es del 25%, pero, ese porcentaje podría ser rebajado al 23% con el nuevo gobierno.

Quiero realizar una actividad por cuenta propia: ¿Autónomo o creo una Sociedad Limitada?