Galería

Todo sobre la facturación: Básicos para la factura perfecta

A la base imponible de cada factura debes restarle el IRPF. Éste varía según si se es autónomo con menos de un año de antigüedad; aplicas el 7%; o de más, que en 2017 tienen que aplicar el 15%.

Hay que tener en cuenta también la categoría profesional: las actividades empresariales no aplican este impuesto, pero sí las artísticas o intelectuales. Si eres autónomo puedes consultar tu categoría en el IAE o en el modelo 037 de Hacienda.

El IVA es otro impuesto clave: se suma a la base imponible de cada factura y varía entre el 4, el 10 y el 21% según el producto o servicio objeto de facturación. Debes recogerlo en todas las facturas y no implica que ganes más. Se conoce como el IVA repercutido. En contraposición está el IVA soportado, que es el que todos los consumidores abonan cada vez que adquieren un producto o servicio. La diferencia entre ambos se debe tener en cuenta en las declaraciones trimestrales que se realizan en Hacienda, ya que, si el soportado es mayor, puedes solicitar su devolución.

de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .