Galería

Hablemos de política y no de los políticos

La política se puede entender de muchas formas, pero solo en una podríamos alcanzar la unanimidad: la política como actividad que hace la convivencia más cómoda y segura; la que  crea “un ambiente facilitador” para encontrar soluciones a los problemas. Hoy no parece que éste sea el caso. La política se ha convertido, recordemos a Ferlosio, en una técnica para “aliñarse un buen enemigo”, alentada por una prensa cada vez más militante y propiciada por unas redes especializadas en el insulto y en la transmisión del odio. No es, pues, ociosa la pregunta que formulábamos al principio. ¿Se puede? Parece improbable que, en el actual estado de ánimo (o de desánimo) de votación inacabada, se consiga hablar de algo distinto a Pedros, Pablos, Albertos o incluso Íñigos. Pero, aun así, poderse se puede y deberíamos confiar en que la política se baje del púlpito, descargue menos adrenalina, cambie la imagen por la palabra, reniegue del fulanismo, y se vuelva —de verdad que no pasa nada— un poquito menos emocionante, y hasta un poquito más aburrida, que tampoco pasa nada, aunque nos encontremos con algunos reyes que andan desnudos: aprenderíamos así a conocer mejor al personaje, pero también a escucharnos, a domesticar los odios y a convivir.

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s