Galería

Llega el registro horario: ¿Cuándo se multará a las empresas si no cumplen?

La ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, dijo este jueves que en los primeros días la Inspección de Trabajo actuará “con cabeza, con mesura y con sentido común”. En su departamento aclaran que esto quiere decir que si un funcionario llega a una empresa y esta todavía no ha puesto en marcha el registro pero ya ha comenzado a mover ficha (diálogo con representantes de los trabajadores), es probable que no haya sanción. Otra cosa será si la compañía inspeccionada no ha hecho absolutamente nada para adaptarse a la nueva ley, después de haber tenido dos meses de plazo para hacerlo.

Este mismo viernes, el Ministerio de Trabajo ha anunciado que va a editar una guía práctica sobre el control diario de jornada que se publicará el próximo lunes.

Dice el decreto que el empresario debe contar con los representantes de los trabajadores a la hora de implantar el registro “mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa”. Pero como aclara el profesor de Derecho Laboral de la Universidad Complutense de Madrid Jesús Lahera, la ausencia de representantes sindicales o comité no exime de la obligación.

Levantar acta

Muchas de las grandes empresas ya tienen su propio registro de jornada antes incluso de que el Gobierno anunciara su obligatoriedad (muchas, con sistemas fraudulentos). Sin embargo, para las pequeñas empresas y los autónomos, que también tienen que cumplir con esta normativa, el proceso puede ser más largo. Y no solo porque tengan menos recursos, también porque, al no tener representantes de los trabajadores, la negociación se complica.

Solo así podrán acreditar ante la Inspección de Trabajo que están trabajando en su desarrollo. Si el empleador no es capaz de aportar pruebas de que está negociando con los trabajadores, lo más probable es que sea sancionado. Otra posible prueba es el registro del contacto con proveedores de aplicaciones que ofrecen el servicio del control de jornada. Por ejemplo, ‘apps’ telemáticas en las que un trabajador puede activar el registro cuando empiece su jornada, esté donde esté, y lo desactive cuando acabe.

Lo que está claro es que ninguna empresa podrá utilizar excusas para no establecer el registro de jornada. Cualquier empleador que no lo haga estará cometiendo una “infracción grave” recogida en la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social. Esto significa que la empresa podría enfrentarse a una multa de entre 626 euros y 6.250 euros.

 

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s