Galería

La industria española entra en recesión: La industria no cierra la crisis

La recesión del sector industrial se produce justo cuando los niveles de producción iban a recuperar las cifras de 2007. El pico de la producción manufacturera se produjo en el año 2007, justo antes del estallido de la burbuja inmobiliaria global. El sector se ha quedado este año a solo un 3% de alcanzar esos niveles, pero justo llegó su recesión y ha vuelto a alejarse. A día de hoy, solo la industria manufacturera y la construcción siguen sin recuperar los niveles de producción de 2007. Por el contrario, los servicios producen actualmente un 16% más y la agricultura, un 12% más.

La crisis de las manufacturas españolas se debe principalmente a tres sectores industriales concretos: alimentación, textil y motor. Coincide, además, con tres de los sectores que más mano de obra emplean, lo que todavía empeora más la situación.

Los talleres de vestido, cuero y calzado han destruido nada menos que 18.400 puestos de trabajo a lo largo del año 2018, según los datos de la EPA. Esto significa que su nivel de ocupados se ha hundido un 14,5%. El sector textil atraviesa un momento delicado por la caída de ventas en España y Europa. No solo eso, la deslocalización de talleres hacia países en vías de desarrollo en los que los costes salariales son mucho menores han terminado por hundir al sector.

La globalización y la transición del diésel son las mayores amenazas que sufre el sector del automóvil, una de las grandes industrias del país. Así se explica que en 2018 despidieran a más de 9.500 trabajadores, algo más del 12% de la plantilla. Y el ajuste todavía no se ha acabado. La fábrica de Ford en Almussafes está bajo el foco de los recortes que quiere hacer la compañía estadounidense en Europa. Por su parte, la fábrica de Nissan en Barcelona está ya por debajo del 40% de su capacidad productiva. “Los problemas en el sector automotriz han aumentado la presión a la baja de la expansión manufacturera”, explica Paul Smith, director de IHS Markit.

Pero si hay una industria que está atravesando un momento complicado, esa es la alimentaria. En el último año, ha perdido nada menos que 28.000 trabajadores, un 6% del total de la plantilla. Ha sido el principal causante de la recesión de las manufacturas, afectado por los aranceles y la competencia exterior.

de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s