Galería

Qué nos ha dejado el año 2017, a los Autónomos y Profesionales: Flexibilidad

 

También es importante recalcar qué novedad no trae consigo la reforma, por muy demandada que sea esta por emprendedores y autónomos, una posible mejora de la nueva ley pasa por introducir de una vez por todas un sistema que permita calcular las cotizaciones en base al rendimiento que obtenga cada autónomo. En definitiva, que cada uno pague a la Seguridad Social en función de lo que es capaz de ingresar.
A pesar de que ese grado de flexibilidad no es aún una realidad en el panorama emprendedor español, la flamante regulación sí tiene algo más de cintura que sus predecesoras. De hecho, el sistema de cotización cambia en una cuestión fundamental: ya no habrá que pagar un mes completo de cuota de autónomo por haber estado de alta unos días.
Hasta ahora, se daba una injusta situación para el autónomo que estaba dado de alta en el RETA durante, por ejemplo, 30 días de dos meses distintos. Así, un trabajador por cuenta propia que se diera de alta el 20 de marzo de 2017 para darse de baja el 18 de abril tendría que haber abonado la cuota de dos meses. Sin embargo, en 2018 la cosa cambia y los autónomos solo cotizarán desde el día en el que se den de alta y hasta el día en el que se den de baja.

Ahora será posible darnos de alta y de baja hasta tres veces en un mismo año sin tener que pagar la cotización del mes completo (Foto: pxhere)
No obstante, esta novedad tiene letra pequeña y es conveniente estar muy atentos. Esta cotización ‘a la carta’ tiene un límite de tres veces en un mismo año. Así, si un autónomo tuviera una actividad intermitente, a partir de la cuarta vez que se diera de alta volvería al sistema de cotización anterior, pagando por meses completos sin importar el número de días que esté dado de alta.
Además, el calendario de los autónomos cambia levemente. Al menos, para aquellos que deseen cambiar la base de su cotización. Si hasta ahora había dos plazos a lo largo del año para hacerlo, ahora el año se divide en cuatro: hasta el 31 de marzo el primer periodo (aplicándose los cambios a partir del 1 de abril), hasta el 30 de junio el segundo (con aplicación a partir del 1 de julio), hasta el 30 de septiembre (haciéndose efectiva la modificación a partir del 1 de octubre) y, por último, el 31 de diciembre.

También hay un ligero atisbo de flexibilización en lo que a la puntualidad a la hora de pagar las cuotas se refiere. Antes del primer día de 2018, un retraso (de menos de un mes) implicaba una multa de un 20 % de la cantidad que se debía abonar. Ahora, si bien ese recargo sigue existiendo, se reduce a la mitad y queda en un 10 %. De hecho, serán aquellos que excedan en dos meses el plazo del pago los que habrán de abonar un 20 % de la deuda.
Eso sí, los autónomos que suelan jugar con los límites a la hora de saldar su mensual deuda con la Seguridad Social o que, simplemente, tarden algo más a la hora de cuadrar sus ingresos deben estar alerta: retrasarse en el abono de la cuota hace que perdamos directamente la posibilidad de seguir beneficiándonos de la tarifa plana en los sucesivos meses.

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s