Galería

¿Qué ocurre cuando el jefe era la empresa o viceversa y este desaparece?: Microsoft: la difícil digestión de Ballmer

Cuando Jobs abdicó muchos rememoraron lo ocurrido con Microsoft. Bill Gates, ahora dedicado a la filantropía, decidió que se marchaba en 2000. Colocó en su lugar a un directivo como Steve Ballmer, que nada o poco tenía que ver con sus formas. El cordón umbilical no se pudo cortar hasta ocho años después. Un traspaso de poderes demasiado dilatado en el tiempo. Todo en un momento clave para la compañía, que llegó tarde a una revolución como la de los ‘smartphones’ y las tabletas.
Durante el mando de Ballmer se vivieron episodios como el fiasco de Windows Vista, el experimento de Windows 8 o la compra de Nokia. Abandonó la compañía en 2014, fue sustituido por Sayta Nadella. El recuerdo que queda de él, un puñado de excentricidades como sacar la lengua en vídeos corporativos o por el cachondeo cuando se lanzó el primer iPhone: “¿500 dólares por un móvil? No creo que a la gente le interese”.

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s