Galería

Confirmado: tras las vacaciones, necesitamos un descanso: Existen estudios que confirman que dormir demasiado tiene los mismos efectos que dormir poco: cansancio, falta de memoria…

Los españoles tenemos fama de dormilones, y el verano con sus tumbonas y sus siestas incrementa aún más el tópico. Sin embargo, nuevamente los datos están para derrocar mitos y poner las cosas en su sitio: según el Comité Español de Acreditación en Medicina del Sueño, nuestros vecinos europeos duermen más.

Y la cosa no se queda ahí porque no solo dormimos menos, sino que en general dormimos. Un estudio  para determinar el Índice de Calidad del Sueño asegura que hasta un tercio de los españoles presenta algún tipo de trastorno ya sea insomnio crónico (10%), ocasional (31%), roncopatía (24%).

Pero en verano podemos pensar que nos resarcimos y dormimos como lirones. Nuevamente, error… Todos los estudios y encuestas indican que más de la mitad de los españoles duerme peor en verano. El principal causante de este desajuste es el calor sofocante que en muchos lugares de nuestra geografía supera ese umbral del sueño que los expertos sitúan alrededor de 22º. Comemos más, bebemos más… y, sin embargo, dormimos peor. Las pistas de por qué terminamos cansados de las vacaciones comienzan a estar claras.

Mención especial merece nuestra querida siesta, que en los últimos años comienza a tener mejor imagen gracias a los numerosos estudios científicos que avalan sus ventajas. Además de las mejoras cognitivas y de memoria, una siesta después de comer ha demostrado ser efectiva a la hora de reducir los niveles de estrés, disminuir los riesgos de enfermedades cardiacas, motivar el ejercicio e incluso completar los ritmos de sueño tras una mala noche… Eso sí, las ventajas comienzan a convertirse en inconvenientes si la alargamos demasiado. Los estudios indican que la duración máxima debería situarse en torno a los 40 minutos. Esas siestas excesivas, a las que Cela se refería como “siestas de pijama, padrenuestro y orinal”, no son recomendables y terminan afectando la calidad del sueño nocturno.

Paradójicamente, los efectos de dormir demasiado son similares a los de dormir poco: falta de concentración, disminución de la memoria, mayor cansancio…

 

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s