Galería

Confirmado: tras las vacaciones, necesitamos un descanso: Para resarcirnos de las resacas

Desde la cervecita mañanera hasta las copas nocturnas, y sin entrar en las bárbaras ingestas de turistas (y algunos locales) llegados allende los mares, parece que hemos convertido el verano en un periodo en el que la ingesta de alcohol es un poco más aceptable. “Qué demonios, estoy de vacaciones”, se suele justificar hasta el más abstemio de los españolitos.

En este universo regido por férreas leyes de causa y efecto, todo festival etílico tiene sus inevitables consecuencias: dolor de cabeza, irritabilidad, nauseas, sudores, pesadillas (y kilos)… Y no importa lo que pueda leer en docenas de webs, no importa los productos. La resaca, como la gripe, hay que pasarla y,  es (casi) inevitable.

Existen unas pautas generales avaladas por estudios científicos. La primera, hidratarse convenientemente incluso echando mano de alguna bebida energética destinada a deportistas o que ayude a reponer los electrolitos perdidos o un Sprite: este es el refresco que más acelera la eliminación de alcohol en el organismo. Evite las comidas con exceso de grasa y opte por frutas como el plátano o la veraniega sandía.

Pero, casi más importante que saber qué hacer es conocer lo que definitivamente no debería hacer.  Eso de ‘una cervecita en ayunas’ no solo es falso, sino que además es contraproducente puesto que está añadiendo más trabajo a su hígado”.

Lo mismo ocurre con el café. A pesar de ser el remedio por excelencia, la inmensa mayoría de las investigaciones recientes lo desaconseja. Uno de los efectos del alcohol es la somnolencia, pero si se mezcla con refrescos con cola o bebidas energéticas, verdaderas bombas de cafeína y azúcar, contrarresta los efectos del cansancio natural producido por el alcohol y continúa bebiendo aún más.

Si se pregunta cuál es la mejor bebida para evitar la resaca, la respuesta es fácil: la que tenga menos contenido de alcohol etílico. Ya sabe cómo y a qué ritmo metaboliza su cuerpo el alcohol; ahora elija bebidas con baja graduación y controle no solo la cantidad de copas que ingiere, sino la velocidad con la que bebe: cuanto más rápido tome la bebida, mayor será la velocidad de absorción y, por tanto, la cantidad total de alcohol que pase a la sangre. El alcohol puede empezar a detectarse en la sangre a los 5 minutos de tomarlo y alcanza su máximo nivel entre los 30 y 90 minutos siguientes. Después, comienza a desaparecer lentamente de la sangre hasta su completa eliminación, algo que puede durar entre 12 horas a varios días.

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s