Galería

Campaña electoral del 26-J: Lo que han dejado pendiente los golfos (X)

La corrupción

Si en España hablamos de corrupción parece que nos referimos a una escalera sin fin. Cuando llegamos a lo más alto, siempre aparecen nuevos peldaños. Los últimos (o más probable, los penúltimos), nos los han regalado Manos Limpias y Ausbanc, Miguel Bernad y Luis Pineda, tanto monta, monta tanto en el ‘negocio’ del supuesto chantaje vestido de defensa del consumidor o del ciudadano.

Sin quitarle ni un gramo de culpa a estos dos personajes, que por lo que se ve podrían competir en los Juegos Olímpicos de la golfería internacional, aquí surge la misma pregunta que cuando hablamos de la corrupción política: ¿En qué lugar quedan los que pagaban sin rechistar?

No cabe la menor duda de que no lo hacían por gusto, pero una vez tomada la decisión de alimentar al chantajista, está claro que perseguían un beneficio propio, una ventaja con respecto a la competencia o tapar alguna práctica profesional indefendible.

Entramos aquí en un debate delicado. Quién es más culpable, el corruptor o el corrompido. El chantajeador o el chantajeado que oculta algo inconfesable o busca un favor al filo de la ética. La ley y los tribunales tendrán que decidir, pero de momento lo que sí está claro es que el motor de la corrupción y de los chantajes necesita combustible para funcionar, en este caso dinero. Y esa pasta ya sabemos donde está, en manos de los que controlan, de los que mandan, de los que organizan y deciden.

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s