Galería

Declaración de la Renta 2016: Repasamos la tributación en el IRPF de los depósitos y los Fondos de Inversión

Los fondos de inversión ofrecen muchas ventajas fiscales  a los contribuyentes, principalmente por el diferimiento fiscal de las ganancias patrimoniales ya que la venta de las participaciones de un fondo no tributará si el importe obtenido de las mismas es traspasado a otro fondo de inversión.

Es decir, el partícipe de un fondo de inversión no tributa hasta que se produzca el reembolso de las participaciones. Una vez reembolsado el fondo el contribuyente deberá tributar por las minusvalías o plusvalías obtenidas. La cuantía de la ganancia o pérdida patrimonial se obtiene del siguiente modo: Valor de reembolso (minorado en los gastos inherentes al reembolso, p.ej. las comisiones cobradas por la entidad) – Valor de suscripción (incrementando en los gastos de suscripción). Si se han suscrito participaciones de un mismo fondo en momentos diferentes, se consideran como primeras participaciones vendidas las adquiridas en primer lugar, aplicando el criterio FIFO. Las casillas de la declaración correspondientes a los fondos de inversión son las comprendidas entre 268 y 282.

  • Depósitos y cuentas remuneradas
  • Los intereses de depósitos a plazo y cuentas remuneradas tributan en la base del ahorro por el importe recibido. De la misma forma tributan los rendimientos en especie asociados a cuentas bancarias como son las entregas de productos electrónicos o regalos diversos por apertura y mantenimiento de estos depósitos. La casilla correspondiente a los intereses de cuentas, depósitos y activos financieros en general es la 023. La retención que se aplica a los rendimientos del ahorro hasta diciembre de 2015 era del 19,5% hasta 6.000 euros, del 21,5% entre 6.001 y 50.000 euros y a partir de 50.001 euros, se aplica el 23,5%.
  • Letras del Tesoro
  • En cuanto a la deuda pública, estos activos representan deuda emitida por los Estados que es suscrita por inversores a cambio de una rentabilidad (un interés). Tiene el mismo tratamiento la deuda emitida por las empresas. Entre estos activos encontramos los Bonos del Estado, Letras del Tesoro, obligaciones, etc. Los intereses o rendimientos que generan estos productos tributan en la base del ahorro como rendimientos del capital mobiliario por el importe íntegro percibido. De la misma forma, la rentabilidad que obtiene el inversor por la venta de estos activos, por ejemplo, Bonos o Letras, también produce rendimientos del capital mobiliario en la base del ahorro por la diferencia entre el valor de adquisición y transmisión. La casilla correspondiente es la 026 denominada “Rendimientos procedentes de la transmisión o amortización de Letras del Tesoro”
Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s