Galería

Seguimos a la caza de clientes (8)

Lamentablemente, la incidencia de la crisis ha hecho que la tasa de morosidad se haya visto incrementada en los últimos años

Una venta que nunca se cobra realmente no es una venta sino una fuente de problemas. Aunque en casi todo negocio siempre hay un pequeño porcentaje de clientes que no pagan, debes tratar de minimizar su impacto y sobre todo, tener mucho cuidado para evitar que el que no te pague sea un cliente importante para tu negocio, lo que podría conducirte al cierre.

Demandar a tu cliente por impago debe ser el último recurso ya que el proceso judicial que conlleva puede implicar que el cobro se retrase todavía mucho más. Por ello debes poner todos los medios a tu alcance para prevenir este tipo de situaciones.

Si vas a firmar un contrato con un cliente privado y el importe es lo suficientemente significativo como para que si no te paga, tu negocio corra riesgo de desaparecer o de pasarlo muy mal, lo mejor que puedes hacer es contratar un informe de riesgo y solvencia con alguna de las empresas de información empresarial que ofrecen este servicio en el mercado y asegurarte de que tu cliente no pertenece a los registros de morosos ( RAI y ASNEF) ni tiene causas pendientes con la Administración Pública o la Justicia ni una empresa en dificultades. Y si tu cliente es una sociedad, pide informes de sus principales directivos.

En el caso de la Administración Pública es conveniente que indagues acerca de los plazos de pago del Ayuntamiento u organismo con el que vayas a trabajar. Hasta que se hagan oficiales los plazos de pago conforme al mencionado Real Decreto 635/2014, te recomendamos preguntar en el área de administración de la entidad con la que vayas a trabajar y también al técnico responsable del encargo que te hacen. Y si consigues identificar a proveedores habituales del Ayuntamiento con los que confirmar esos plazos, mucho mejor.

Recuerda además que desde 2011 el gobierno ha tenido que lanzar diversos planes de pago a proveedores de entidades locales y comunidades autónomas, una medida que ha permitido a muchos autónomos cobrar facturas pendientes con más de un año de antigüedad. Más vale tarde que nunca, pero mejor evitar semejantes retrasos y la burocracia asociada a estos planes de pago

Te recomendamos que siempre que puedas exijas el pago de una parte del precio final antes de empezar a trabajar, por lo menos para cubrir tus costes. También es conveniente formalizar los pedidos con la firma de tu cliente de cara a una posible reclamación judicial y en el caso de pedidos de cuantía considerable, investigar el historial de ese cliente en las bases de datos comerciales disponibles en Internet y llegar incluso a solicitar avales o seguros de crédito.

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s