Galería

Otra de las medidas estrella del programa electoral de Rajoy, el IVA de caja, ha acabado estrellada.

Tras varios años de debate (fue la Unión Europea la que nos sugirió implantar esta medida en una directiva comunitaria) y el no atrevimiento del Gobierno de Zapatero, Rajoy impulsó esta medida que entró en vigor el 1 de enero de 2014. Su enfoque tenía todo el sentido del mundo: ¿por qué una empresa tiene que liquidar el IVA de una factura que aún no ha cobrado (y ni siquiera sabe si cobrará)? Tendrá más sentido esperar a que la cobre antes de pagar impuestos por ella, ¿no? Pues eso es lo que facilitó la nueva norma.

Sin embargo, el nuevo IVA de caja ha tenido un impacto apenas imperceptible: de los 1,3 millones de autónomos y cerca de un millón de pymes que podían acogerse a la medida, apenas 20.000 lo hicieron.

Ahora bien, seamos realistas: ¿hay que entender el escaso éxito de esta medida como un fracaso de la misma? En mi opinión, no, por varios motivos. En primer lugar, porque era una medida justa. En segundo lugar, porque era muy reclamada por todos los colectivos de pequeños empresarios. Y en tercer lugar, porque su aparente fracaso se debe al más que posible chantaje que las grandes empresas pueden ejercer sobre las pequeñas para que no se acojan a la medida. Lo esperable es que, con el tiempo, la actitud de las grandes empresas cambie y el IVA de caja vaya ganando adeptos.

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s