Galería

¿Cuándo es obligatorio darse de alta como autónomo?

 

Lo primero que debemos de hacer es tener muy claro lo que consideramos autónomo. De ahí que para definirlos nos valgamos de la definición que da la  Seguridad Social: se considera autónomo “aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo”. Pese a que muchos profesionales, por las características propias de su ocupación, no tengan ninguna duda a la hora de darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), hay circunstancias en las que la norma requiere de una interpretación para establecer su alcance.

Partiendo de esta definición ¿Todo aquel que realiza una actividad por cuenta propia tiene que darse de alta en la Seguridad Social?

El Supremo dijo que si se ingresa menos del salario mínimo no es obligado darse de alta, pero hay muchas excepciones.

Si tu actividad no es habitual, sino que es esporádica y no genera ingresos por encima del salario mínimo anual, en principio no sería necesario que te des de alta como autónomo. De esta forma te ahorrarías la cuota de la Seguridad Social. Que no es poco: para la base mínima —a la que está acogido más del 80% de los trabajadores por cuenta propia—, el importe ronda los 260 euros mensuales si no tienes derecho a bonificaciones, como por ejemplo la tarifa plana de 50 euros durante los primeros seis meses y descuentos en los periodos siguientes. Pero no te sientas tan confiado; existen muchos matices y podrían acabar multándote si no cotizas, aunque ganes poco.

En particular, el concepto de “habitual” provoca muchas incógnitas. ¿Qué significa? ¿Cómo se mide? “La verdad es que se trata de un criterio bastante ambiguo”. Esta indeterminación está en parte paliada por la jurisprudencia: el Tribunal Supremo estableció, en una sentencia de 2007, que si los ingresos son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), entonces no hace falta darse de alta como autónomo. Es decir que, si ganas menos de 9.080,40 euros al año —tope fijado para 2015— a través de una actividad por cuenta propia, y que a la vez sea esporádica, te puedes considerar liberado de registrar tu situación en la Seguridad Social. Pero ojo, no es siempre todo blanco o negro.

No existe una regla absoluta Es una combinación de factores lo que determina si tienes que darte de alta o no”. Por ejemplo, si decides abrir una tienda a pie de calle, la Seguridad Social considera que se trata siempre de una actividad habitual por la que tienes que cotizar como autónomo, aunque no vendas nada. Es decir, pese a que tus ingresos no alcancen los 9.080 euros al año, siempre existe la obligación de regularizar tu situación como trabajador por cuenta propia. En este caso, lo que prima no son las ganancias generadas, sino la continuidad en el tiempo.

¿Qué ocurre con los negocios ONLINE? La misma confusión se puede ocasionar si pones en marcha un negocio ONLINE. Por ejemplo, decides vender camisetas por Internet. Aunque se trate de una actividad marginal, y los ingresos generados sean inferiores al SMI, la Seguridad Social puede considerar que exista una vocación de habitualidad al equipararla a una tienda física”, explica. En este caso, sin embargo, será más complicado probar que es una actividad habitual, matiza el experto de ATA.

“La normativa no recoge la cuestión del salario mínimo; es un criterio jurisprudencial”, explica Pardo Gabaldón. “Y la Seguridad Social, de entrada, entiende que siempre hay habitualidad”.

La misma confusión se puede ocasionar si pones en marcha un negocio online, por ejemplo, si decides vender camisetas por Internet. Aunque se trate de una actividad marginal, y los ingresos generados sean inferiores al SMI, la Seguridad Social puede considerar que exista una vocación de habitualidad al equipararla a una tienda física. Aunque en este caso, sin embargo, será más complicado probar que es una actividad habitual.

De la misma manera, cuando la actividad no es continua, pero genera ingresos por encima del salario mínimo, habrá que darse de alta como autónomo. “Puede ser el caso de un arquitecto que realiza un solo proyecto, pero por un importe de 18.000 euros. Si con un solo acto supera el SMI se considera que existe una actividad habitual”, detalla Reyna.

Entonces, si por un lado tanto la actividad habitual como el nivel de ingresos son elementos claves a la hora de determinar si es necesaria el alta en el RETA, por otro lado es evidente que, si quieres montar un negocio, tienes que regularizar tu situación laboral desde el principio, ganes lo que ganes. La ley está pensada para autónomos que generen ingresos desde el primer día, pero esta no es la realidad.

¿Qué pasa si no me he dado de alta y me pillan?

Si no te das como alta de autónomo —cuando hubieras tenido que hacerlo— y te pillan, tendrás que pagar todas las cuotas pendientes desde que empezaste a ejercer la actividad, con un recargo del 20%, más los intereses. Recuerda que el haberte registrado en Hacienda para poder emitir factura tampoco te exime de la sanción. La normativa prevé que tienes 30 días para regularizar tu situación como trabajador por cuenta propia desde la fecha en la que te registraste en el IAE. Si no lo haces, tendrás que abonar igualmente todos los pagos atrasados, gravámenes incluidos.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
de Bytwelve Publicado en Martin

Un comentario el “¿Cuándo es obligatorio darse de alta como autónomo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s