Enlace

 

El  legado  del presidente del Gobierno, saliente, Mariano Rajoy,  se mide en puntos de PIB: desde finales de 2013, dos años después de llegar al poder, la economía creció un 13% (acumulado). Se necesitaron diez años para que, a mediados de 2017, la actividad recuperase los niveles anteriores a la crisis. La desigualdad ha crecido, la I+D ha caído y la industria, con excepciones, no ha conseguido ocupar un espacio mayor durante este tiempo pese a las apelaciones al “cambio de modelo productivo”.

De esos polvos, algunos lodos. El INE acaba de publicar la encuesta de estructura salarial del 2016,   donde los ingresos medios anuales por trabajador en España se situaron en 23.156 euros, solo un 0,2% más que el año anterior (con una economía que crecía al 3,3%). El salario más frecuente, calcula UGT (descontadas cotizaciones sociales e IRPF) es de solo 993 euros mensuales en el caso de un trabajador sin hijos con contrato indefinido. La remuneración en construcción se sitúa por debajo de la media (poco más de 22.000 euros) y en último lugar de la tabla está la hostelería, ese admirado sector en el que cada trabajador percibe un salario medio bruto de 14.125 euros al año. Como el dinosaurio del cuento, las debilidades siguen ahí.

de Bytwelve Publicado en Martin